SUSURROS


Me hablas al oído y no sé qué decirte.

La frase es chicle y resbala al desconcierto.
Las palabras que susurras parecen palomas que se ocultan entre la neblina.


Cuando hablas así,
sólo escucho el reverbero de tus labios en la piel caracolada.
No me cuchichees al oído porque respondo al silbido de tu aliento y después no sé que me da por despintar la luna de tus pezones.



No hay comentarios:

Mi lista de blogs

Seguidores

Archivo del blog

¿Te emociona lo que lees?